miércoles, 8 de junio de 2011

...3L DOR4DO...II...

Photoe
P1p4
L4n657ron6







Decía este tirano maldito algunas veces, que sabía de cierto que su alma no se podía salvar, y que estando vivo ardía en los infiernos, y pues no podía ser más negro el cuervo que sus alas que había de hacer cuantas crueldades y maldades pudiese, por donde sonase el nombre de Aguirre. Otras veces decía que Dios tenía el cielo para quien lo sirviese, y la tierra para quien más pudiese ...
...
...
Era este tirano Lope de Aguirre hombre de hasta 5o años pequeño de cuerpo, y de muy poco, mal agestado y chupada cara, los ojos, que si miraban de fijo le bullían, en especial estando enojado; era de agudo y vivo ingenio para ser hombre sin letras. Fue natural de la ciudad de Oñate, no se han podido conocer sus padres, más de lo que dice en la carta que escribió a Su Majestad. No dio muestras de una sola virtud, era bullicioso y determinado en cuadrilla, gran sufridor de trabajos, especialmente del sueño: en todo el tiempo de su tiranía no le vieron dormir sino un rato al día; caminaba mucho a pie y cargado; sufría muchas armas a cuestas; era naturalmente enemigo de virtud, y amador de toda maldad; era frementido y engañador, aunque los que mataban pedían confesión, y hubiese aparejo, no lo quería consentir; nunca dijo bien de nadie, ni aun de sus amigos, y finalmente todos los vicios del mundo juntos, y ninguna bondad tenía.


El Dorado: Crónica de la expedición de Pedro de Ursua y Lope de Aguirre.
Francisco Vázquez
Alianza Ed. (1987)





Otro vídrio de la Joy con imágenes de Kubrick

No hay comentarios: